Tras la aprobación en marzo del Real Decreto 126/2015 que desarrolla el Reglamento (UE) nº1169/2011 sobre información alimentaria facilitada al consumidor y declaración obligatoria de alérgenos, muchos establecimientos de comercio minorista de alimentación y de restauración colectiva se están aún adaptando.
La obligación de información afecta a los establecimientos que:


  • Sirven comidas: bares, cafeterías, restaurantes o similares.
  • Venden alimentos sin envasar o envasados a petición del consumidor: fiambres, panes, sándwiches, tartas, comidas preparadas u otros alimentos a granel.
  • Venden o suministran alimentos sin envasar a otros establecimientos: escuelas, hospitales, residencias de mayores, restaurantes, etc.

La lista de alérgenos que deben identificarse cuando se utilicen como ingredientes de un plato o alimento consta de 14 alérgenos y todas las empresas alimentarias tienen la obligación de facilitar la información sobre ingredientes alergénicos empleados.
Cabe descartar, que en la venta a distancia, como un pedido telefónico a un establecimiento de comida para llevar, la información sobre alérgenos se debe proporcionar siempre sin coste adicional:

  • Antes de que se realice la compra, por ejemplo, por teléfono o en la página web,
  • y de forma escrita en el momento de la entrega del alimento.


Las empresas deben garantizar como mínimo que todos los empleados conocen los procedimientos de la empresa sobre la información en materia de alérgenos.


La información escrita sobre alérgenos puede facilitarse en:
También es posible colocar carteles indicando dónde se puede obtener la información sobre alérgenos.

Si no figura claramente toda la información de alérgenos próximo al alimento, se deberá señalar en un cartel, pantalla o similar, dónde y cómo pueden obtener la información los consumidores.
Los carteles, que serán visibles y legibles, se situarán próximos a donde se venden los alimentos, como en mostradores, zonas de autoservicio, etc.

Los consumidores también tienen su papel/responsabilidad: Si un establecimiento alimentario indica en un cartel que se puede obtener la información sobre alérgenos preguntando al personal, el consumidor tiene la responsabilidad de solicitar la información y detallar sus requisitos dietéticos a la persona que le informa.
Es importante recordar que los consumidores decidirán sobre comprar o consumir un producto de acuerdo con la información sobre alérgenos que se facilite.
Esperamos que esta breve guía os sea de utilidad y, como siempre, recordad que estamos a vuestra disposición para cualquier consulta:

Share This